Diógenes revisitado César Cerón 11 abril, 2015 Sin comentarios


Imagínate una casa sin frigorífico ni agua corriente, sin calefacción ni aire acondicionado, sin apenas un lugar para comer que esté libre de basura... Pero no estamos hablando de un poblado chabolista en un suburbio del extrarradio, sino de una bonita casa de clase media en una ciudad del oeste americano.

Ese fue exactamente el escenario en el que se desenvolvió la infancia y adolescencia del fotógrafo Geoff Johnson es un fotógrafo de Omaha, quien se ocultaba tras la puerta principal cuando de niño alguien visitaba su casa, avergonzado de que pudieran ver el interior, por la tendencia compulsiva de su madre a acumular restos de todo tipo.

Dos décadas después de abandonar esa casa, vuelve a su lugar de origen, para poder reabrir y curar viejas heridas. Fotografiar su casa, reconstruyendo los espacios tal como él los vivió durante su vida, le ha permitido sanar y, sobre todo, perdonar lo que sucedió en el pasado.

Hay algo de todo esto que el fotógrafo tiene muy claro: "mi casa actual es un lugar habitable en el que quiero que mis hijos se sientan seguros”.



Sin comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.