Un agujero vacío César Cerón 21 junio, 2016 Sin comentarios



Cuando tenía siete años los padres de Diana Markosian se separaron. Su madre marchó a California con ella y su hermano, y su padre se quedó en Moscú. A partir de ese momento, Diana y su hermano apenas volvieron a oir hablar de su padre, no había imágenes de él, nada, hasta que terminó por olvidar su aspecto.

Quince años después, Diana decidió volver a conectar con su padre fantasma, viajando a su casa en Armenia para reconstruir una relación con un hombre al que apenas conocía. La reunión fue agridulce, y ninguno de ellos se reconocía. Este proyecto, que lleva por título "Inventing my father" es el testimonio de ese reencuentro.

Diana refiere de este modo cómo vivió la ausencia de su padre:
Durante la mayor parte de mi vida, mi padre no era más que un recorte en nuestro álbum familiar. Un agujero vacío. Un recordatorio de lo que no estaba allí... Un día mi madre me despertó y me dijo que preparara mis cosas, que nos íbamos en un viaje. A la mañana siguiente nos llegó a nuestro nuevo hogar, en California. Nunca hemos dicho adiós a mi padre. Para mi madre, la solución de olvidarlo era simple: cortó su imagen de cada fotografía en nuestro álbum familiar. Pero esos agujeros hacen que sea más difícil para mí olvidarlo. A menudo me he preguntado cómo habría sido tener un padre. Aún lo hago...


Sin comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.